Disfrutar de un buen regalo

cumplea_os

¿Quienes de ustedes alguna vez no recibió un hermoso y gran regalo? Y quizás también haya recibido uno que no era el más anhelado, pero el simple hecho de recibirlo de esa persona que uno quiere, es suficiente para atesorarlo dentro de aquellos buenos recuerdos.

Un regalo muy particular, es aquel que se recibe en una fecha festiva, día del padre, de la madre, del niño…el día de…

Esos regalos de particular tienen que de antemano esperamos a recibirlos.

Pero aquellos regalos que nos toman de sorpresa, son aun más increíbles, porque son los que nos dejan boquiabiertos y nos delatan de la manera más genuina que nos pueda desnudar un ser querido. Esa cara de asombro y absoluta felicidad, es inigualable al momento de recibirlo.

Un regalo que no podemos dejar de hacer en nuestro andar por esta vida, es “un beso” que tome al otro bien desprevenido, un beso con un agregado especial, ese condimento de abrazos que no todo el mundo puede recibir de manera gratuita, un abrazo que se anhela siempre y quizás nunca llega.

A esto le podemos agregar una atención, que haga sentir al otro, que lo pensamos, que sabemos cuales son sus gustos.

Un paquete, ya sea grande o chico, el tamaño jamás será el detonante que llame la atención, sino el envoltorio que permita al otro ir reduciendo su ansiedad, hasta lograr abrirlo del todo. No va a importar que haya dentro, pero seguramente va a quedar en su recuerdo todo el proceso al desenvolverlo y las miradas que se crucen, durante y finalmente vea lo que esta a punto de ser propio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here