Coches de lujo

 Los coches están entre los artículos de lujo favoritos de los hombres, sin importar si se lo pueden permitir o no. A quien le gusta la línea deportiva de los coches que fabrican las marcas de lujo se les van los ojos cuando tienen delante una fotografía de alguno de los últimos modelos, y mucho más si tienen la posibilidad de observar uno de cerca, y hacerse una idea más clara de lo que sería conducir alguno.

 Marcas míticas han buscado la perfección en sus diseños, y han trasladado sus ideas, más o menos revolucionarias, primero a modelos de competición y posteriormente a sus vehículos de carretera. De ahí resulta que algunos de estos coches se parezcan muchas veces más a automóviles para correr en un circuito que para circular por la calle.

 Pero eso no importa. De hecho muchos no se pueden resistir a la tentación que esas líneas producen cuando pasan por su lado. Es como si un trance hipnótico se apoderara del personal junto al que pasa la máquina en cuestión. Y cuanto más caro e inalcanzable parezca el coche, mucha más atracción parece atraer a quienes no pueden permitirse gastar lo que cuesta.

 Y es que los artículos de lujo forman parte de ese tipo de productos que son objetos de deseo por la gran mayoría de las personas pero que solamente unos pocos saben que se pueden permitir. Eso es precisamente lo que los hace objetos de lujo, que solo se fabriquen unos cuantos y a un precio al alcance de algunos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here